Junior: "Mi hija Carmen tiene el rictus de amargada , Antonio es avaro y Shaila mi única heredera"


El viudo de Rocío Dúrcal acudía anoche al programa "Enemigos íntimos" para hablar sobre el enfrentamiento que mantiene con sus dos hijos mayores por la herencia de la cantante.

Tras hacer un repaso a su vida junto a Marieta y explicar cómo acabó en una clínica de desintoxicación por su adicción al alcohol, Junior se decidió a aclarar las causas por las que mantiene una batalla legal con sus vástagos.

Según explicó, Antonio y Carmen le reclaman una parte de unas supuestas propiedades que el matrimonio tendría fuera de España y que, según los documenos aportados por el programa, constarían de apartamentos, sociedades y terrenos no declarados, pero Junior asegura que esos bienes no existen. "Son mentiras, no existen cinco apartamentos sino un piso alquilado. Todo lo demás son invenciones".

A pesar de las pruebas que en plató le presentaron, el ex integrante de Los Brincos seguía negando la mayor y fue entonces cuando decidió desviar el tema y centrarse en atacar directamente a sus hijos.

De Carmen aseguró que tiene el "rictus de amargada y sólo le dan papeles así. Ha perdido su juventud en pendejadas y novios. Además, está malmetiendo a mi nieto Christian de 14 años contra mi". De Antonio considera que es "egoísta y avaro" y que "jamás ha dado un palo al agua".

"Con él los problemas siempre fueron de dinero, quería más y más. Me extraña que tenga tantos locales si no ha dado palo al agua. Le pagamos la universidad y no se dedica a su carrera. Se pasa el día en el ordenador jugando", asegura.

Menos mal que al dolido padre le queda la pequeña Shaila, su "heredera única" y la "estrella", que ha estado siempre de su lado...

Comentarios

  1. Jur, jur... la entrevista no tiene desperdicio, muy fuerte!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Quique Sánchez Flores: "Le dedico la Copa a mis cuatro hijos y a Patricia, su madre"

Detenido el «compi yogui» de la Reina Doña Letizia

El inesperado romance entre el arquitecto Joaquin Torres y Raúl Prieto, director de «Sálvame»