De "Letizia de Jordania" a "Princesa cerilla"


Es indudable que el paso de la Princesa de Asturias por la alfombra roja que la dirigía a la cena de gala la víspera de la boda de Victoria de Suecia no ha dejado indiferente a nadie. Si al pincipio todo fueron alabanzas hacia su estilismo, días después vuelve a ser protagonista pero, esta vez, de las críticas más encarnizadas.

Al parecer a la prensa escandinava no le ha gustado la delgadez que gasta Su Alteza y algunos de los principales rotativos analizan al detalle su fisionomía para concluir que tiene claros síntomas de lo que han denominado como “el mal de las Princesas"; en clara referencia a la anorexia nerviosa que padeció la heredera de aquel país.

“Los brazos de Letizia hicieron que la gente hablara por las esquinas” o “La princesa, delgada como una cerilla, conmociona en la boda sueca” son algunos de los titulares con los que se despachan los periódicos en Estocolmo mientras que las televisiones censuran la imagen de la esposa de Don Felipe.

"Al tratarse de un personaje público debería dar ejemplo y fomentar un aspecto más saludable ante un grave problema como es el del transtorno alimentario", sentencian.

Comentarios

  1. La verdad es que a mi tb me llmamó la atención la delgadex de esta mijer. Una cosa es ser delgada y otra estar en los huesos pelaos

    ResponderEliminar
  2. Está extremadamente delgada. Los vestidos no le favorecían nada.

    ResponderEliminar
  3. Más que su delgadez y los biceps que se está marcando la Princess, su pose poco natural, estirada y forzada.... ambos vestidos me gustaron, pero es que apareció Rania de Jordania... y claro se me olvidó el resto de la realeza europea, impecable!!! No hay rival.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Quique Sánchez Flores: "Le dedico la Copa a mis cuatro hijos y a Patricia, su madre"

Detenido el «compi yogui» de la Reina Doña Letizia

El inesperado romance entre el arquitecto Joaquin Torres y Raúl Prieto, director de «Sálvame»