Alonso Caparrós: «Llegué a ir a comprar droga con mi hija recién nacida metida en un canasto»

Tras el desgarrador relato de Alonso Caparrós sobre su adicción a las drogas en «Sábado Deluxe», -en el que revelaba, entre otras cosas, que para grabar «Furor» tenían que atarle las piernas a la silla con cinta aislante-, ayer fue su hija, Claudia, quien acudía al plató a compartir su experiencia de vida junto a un padre toxicómano.

La joven, de 18 años, encandiló al público por su belleza, sensatez y por el cariño que demostró a su progenitor durante toda la entrevista. «Aún tengo miedo a que salga por la noche y recaiga», decía, «pero tengo fé en él».

«De pequeña veía cosas, llevaba una vida desordenada pero no tengo nada que reprocharle a mi padre porque, a pesar de todo, él siempre se ha preocupado de que yo fuera feliz».

«La primera vez que tuve conciencia de que era cocainómano fue buscando en Internet. Hasta entonces lo único raro que notaba era que, cuando estaba con los amigos y empezaba a beber, siempre llegaba a un punto de "no retorno". A mi no me afectaba directamente, porque el alcohol no lo volvía agresivo, pero yo me iba a la cama con la sensación de que aquello no era normal».

Tras el testimonio de su hija, fue Caparrós quien intervino en el programa para, entre lágrimas, pedirle perdón y aportar nuevos datos sobre su «bajada a los infiernos». «Llegué a ir a un tugurio a comprar con mi hija metida en un cesto», confesaba. «La coca estaba por encima de todo, incluso de mis hijos».

«A mi me enganchó de una manera espeluznante. Consumía sin medida alguna: ocho, diez, quince gramos, tanto como para matar a siete caballos. Hasta que el cuerpo aguantara».

Claudia, que tiene un canal en Youtube donde retransmite su día a día desde Marbella, ciudad en la que, desde hace un año vive con su padre y la mujer de éste, Angelica, es fruto del matrimonio del presentador con Elena Alarcón, quien, hace unos meses, también acudía a Telecinco a narrar el «horror» en el que se convirtió su convivencia por culpa de las drogas.

Comentarios