Un terremoto y un portazo en la cara en el accidentado día de la Familia Real


Mientras que a los Príncipes de Asturias los despertaba esta madrugada el terremoto de 5,6 grados en la escala Richter que se ha producido en Chile, país donde se encuentran de visita oficial; a Su Majestad el Rey le daba los "buenos días" un temblor menos intenso pero infinitamente más doloroso.

Al parecer, el monarca, gran madrugador, se disponía a primera hora de la mañana a salir de su alcoba justo en el momento en el que su ayuda de cámara decidía entrar en la estancia y la casualidad ha querido que tan fatal coincidencia haya acabado con la puerta incrustada en el rostro de Don Juan Carlos.

Y, así, con un ojo amoratado y la naríz cubierta de apósitos es como ha tenido que acudir a recibir las acreditaciones de los nuevos embajadores de Sudán, Malasia, Bélgica, India y Chipre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quique Sánchez Flores: "Le dedico la Copa a mis cuatro hijos y a Patricia, su madre"

Detenido el «compi yogui» de la Reina Doña Letizia

El inesperado romance entre el arquitecto Joaquin Torres y Raúl Prieto, director de «Sálvame»