Los Llongueras se tiran de los pelos


Ayer, Luis Llongueras era despedido por su propia hija, mediante un burofax, de manera fulminante y sorprendente. Tras la chocante decisión se escondían rencillas familiares, surgidas a raíz de la separación del estilista de su primera mujer y madre de sus dos hijos mayores, para casarse con Jocelyne Novella, con quien ha concebido a sus tres vástagos menores.

Llongueras fundó en 1987 la empresa Peyma, formada por dieciocho peluquerías. Entonces, según explicó el propio peluquero "intentando ser buen padre, al formar esta empresa, se pusieron las acciones a nombre de varios familiares y lo que ha sucedido es que, ahora, sumando las acciones de mi ex mujer y de mis dos hijos mayores, suman más del cincuenta por ciento, y pueden decidir sin mi consentimiento".

Así que argumentando que "las tareas que realiza no son satisfactorias para la empresa", Esther Llongueras echaba de la empresa a su propio creador, reconociendo la improcedencia del despido y ofreciéndole la cantidad de "6.258,63 euros en concepto de indemnización máxima, a razón de 45 días por año trabajado a partir del 1 de diciembre del 2006, junto con 888,07 euros netos en concepto de liquidación, saldo, finiquito y nómina".

Pero hoy se han conocido nuevos datos de esta guerra familiar y según publica Cinco Días, "fue el fundador de la cadena de peluquerías y belleza quien libró el primer asalto".

"El pasado 22 de septiembre, Llongueras decidió revocar de sus cargos de apoderados en ISUC, la sociedad cabecera del imperio Llongueras, a su ex mujer, Dolores Poveda, y su hija mayor, Esther Llongueras. A cambio, el peluquero designó a su actual mujer, Jocelyne Novella, como apoderada de otra de sus sociedades Llujo & Llono".

Me temo que quedan aún muchas batallas antes de proclamar un vencedor en esta particular contienda...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quique Sánchez Flores: "Le dedico la Copa a mis cuatro hijos y a Patricia, su madre"

Detenido el «compi yogui» de la Reina Doña Letizia

El inesperado romance entre el arquitecto Joaquin Torres y Raúl Prieto, director de «Sálvame»