Victoria Beckham, humana y divina


Hace unos días el rostro demacrado de Victoria Beckham durante la Semana de la Moda de Nueva York hacía saltar todas las alarmas. Con grandes ojeras y la tez blanquecina, la ex Spice Girl era fotografiada mientras presentaba su exitosa colección de ropa. Pero, lejos de padecer enfermedad alguna, la diseñadora ha explicado que la culpable de su mala cara no es otra que su hija, Harper Seven.

"Sólo tiene siete meses y duerme fatal. Estoy exhausta. Estoy realmente cansada, pero soy muy feliz con la vida que tengo. Simplemente soy como cualquier mujer que trabaja y tiene hijos. Eso es todo", ha explicado.

"Estoy despierta con la niña, como cualquier madre. No hay un equipo de gente que haga eso por mi"...

Unas declaraciones que "humanizan" a la estrella, que no solo triunfa en su vida profesional sino que ha conseguido llegar a lo más alto en la personal, con un marido que la adora y cuatro hijos de los que se ocupa personalmente como una madre más.

Comentarios