Belén Esteban se retira temporalmente de la televisión


Ya lo dejaba entrever la de San Blas hace unos días cuando, tras una tremenda trifulca con J.J. Vázquez, aseguraba estar sometida a una gran presión... Pues resulta que hoy Toño Sanchís, represententante de Belén Esteban, acaba de confirmar que la "princesa del pueblo" está "quemada" y se retira temporalmete de los platós de televisión.

Al parecer, la co-presentadora quiere reponer fuerzas, disfrutar de su familia y reconducir la relación con su marido, algo maltrecha tras hacerse públicas las infidelidades del camarero.

"Doy gracias por el puesto que tengo, pero también tengo una familia. Todo esto me está afectando. No me puedo fiar de nadie", adelantaba la ex de Jesulín desde el programa en el que colabora.

"Podría adelantar su retirada de televisión, está un poco sobreexpuesta ahora mismo. Lo hará cuando ella lo vea conveniente. Una temporada o definitivamente", asegura hoy su manager.

Comentarios

  1. Erase una vez una campesina tan pobre, tan pobre, que apenas tenía nada que comer. Era la más pobre de la aldea. Y resulta que un día, trabajando en el campo y lamentándose de su suerte, apareció un enanito muy listo que le dijo:


    -Buena mujer, he oído tus lamentaciones y voy a hacer que tu fortuna cambie. Toma esta gallina; no es la más preparada, no es la que más se esfuerza pero es tan maravillosa que todos los días pone un huevo de oro. El enanito desapareció sin más ni más y la campesina llevó la gallina a su corral. Al día siguiente, ¡oh sorpresa!, encontró un huevo de oro. Lo puso en una cestita y se fue con ella a la ciudad, donde vendió el huevo por un alto precio.
    Al día siguiente, loco de alegría, encontró otro huevo de oro. ¡Por fin la fortuna había entrado a su casa! Todos los días tenía un nuevo huevo. Fue así que poco a poco, con el producto de la venta de los huevos, fue convirtiéndose en la mujer más rica de la comarca. Todo el mundo la envidiaba, la admiraba y querían ser como ella, eran el modelo de éxito en todas las aldeas, todo el mundo imitaba a esta mujer y todos buscaban, con decepción y fracaso, en sus corrales, su gallina de los huevos de oro.


    Sin embargo, una insensata avaricia hizo presa su corazón y pensó: “¿Por qué esperar a que cada día la gallina ponga un huevo? Mejor la mato y descubriré la mina de oro que lleva dentro”. Y así lo hizo, pero en el interior de la gallina no encontró ninguna mina. A causa de la avaricia tan desmedida que tuvo, esta aldeana malogró la fortuna que tenía.
    Y colorín colorado este cuento se ha terminado

    ResponderEliminar
  2. si,si... aquellos cuentos infantiles siempre llevaban moraleja.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Quique Sánchez Flores: "Le dedico la Copa a mis cuatro hijos y a Patricia, su madre"

Detenido el «compi yogui» de la Reina Doña Letizia

El inesperado romance entre el arquitecto Joaquin Torres y Raúl Prieto, director de «Sálvame»