Como Carla Bruni, de compras por El Corte Chino


Confieso que estoy como nueva. Nada mejor para celebrar el Día de la Mujer que darme un homenaje en el chino de Las Rozas. He dejado tiritando mi cartera de las monedillas.

Para empezar, me he agenciado de unas pilas Chin Lu, un lavavajillas de marca Nazaré y unos bolis Pic para los niños. Pero luego ha venido lo mejor. Un impulso irrefrenable me empujaba hacia la sección de lencería y allí lo he visto: el ChonchiBra. Un sujetador lleno de encajes y brillos, con relleno y tirantes de quita y pon. Lo más de lo más. Al principio el precio (2€) me retenía, pero tras mucho meditar me he atrevido con el capricho.

El problema de estas prendas de tan exclusivo diseño es que no es fácil adaptarlas al cuerpo de cada uno. Puede que me ocurra como con los "Manolis" que me pillé para el bautizo del niño de mi prima Larry. En menos de dos horas, los zapatos, de la talla 40, pasaron a ser un número 36. Y esto es, probablemente, lo que le ocurra al sostén: que minuto a minuto se vaya reduciendo hasta desaparecer, tal y como le pasó al de Carla Bruni el otro día. Ella salió del Palacio del Elíseo con su ChonchiBra puesto pero, como el mío, con el paso de las horas desapareció.

Comentarios

  1. soy tan fan de los chinos que me solidarizo con la Bruni y su Conchibra. Je je
    viva el Fary

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Quique Sánchez Flores: "Le dedico la Copa a mis cuatro hijos y a Patricia, su madre"

Detenido el «compi yogui» de la Reina Doña Letizia

El inesperado romance entre el arquitecto Joaquin Torres y Raúl Prieto, director de «Sálvame»