Los nobles orígenes de Pablo Alborán


Ana Torroja, Pablo Alborán o Mercedes Milá son tres ejemplos de cómo los hijos de la Nobleza han irrumpido con fuerza en el negocio del "show business".

Con la muerte, hace unas semanas, del Conde de Montseny, su hija, Mercedes Milá, pasaba a convertirse en la primera presentadora de televisión en España con título nobiliario, dando un giro radical al encorsetado concepto que se tenía hasta hace bien poco de la Grandeza patria.

Caso parecido al de Ana Torroja, sobrina del fiscal Eduardo Fungairiño, quien, lejos de seguir la tradición familiar, se embarcó en el proyecto de Mecano, llegando a lo más alto en el mundo del espectáculo, con un estilismo y actitud muy alejada a la de su abuelo, el Marqués de Torroja.

Más reciente es la historia del cantante Pablo Alborán, hijo de un prestigioso arquitecto malagueño y bisnieto del Marqués de Alborán, que abandonó su noble cuna para adentrarse en el oficio de hacer canciones.

La diseñadora Ágatha Ruíz de la Prada y Natalia Figueroa, mujer de Raphael, que ostentan al marquesado de Castelldosríus y Santo Floro, respectivamente, o Pocholo Martínez Bordiú, rompieron moldes también a la hora de vivir sus aristocráticas existencias.

Comentarios