Doña Letizia no se deja fotografiar en actos privados


El pasado sábado la Princesa de Asturias volvía la cara a los reporteros que esperaban su llegada a las puertas de la malagueña Hacienda de Nadales para asistir a la boda del íntimo amigo del Príncipe, Álvaro Fuster, con la ex novia del cantante Carlos Baute, Beatriz Mira.

Un gesto con el que Doña Letizia trataba de impedir que se le sacaran fotografías, pues ella entiende que en sus actos privados no tiene por qué posar. Algo que sigue sorprendiendo a los medios, que no han dejado pasar la oportunidad de criticar la actitud de Su Alteza, que ya, desde los comienzos de su matrimonio, dejó claro que iba a delimitar el terrero entre lo oficial y su vida personal.

Para ella, ser la esposa del Heredero es un trabajo que ejerce de lunes a viernes, en "horario de oficina". El resto del tiempo lo dedica a ser una madre de familia, muy celosa de su intimidad, como demuestra el hecho de las contadas ocasiones en las se ha podido ver a sus hijas o a ella misma "fuera de agenda".

Tal y como recoge Elpulso.es, la ex periodista sentó precedentes en el cargo al solicitar la baja maternal con el nacimiento de las Infantas, Leonor y Sofía, para más tarde imponer sus normas a la hora de trabajar. Y es por eso que da la espalda a sus otrora compañeros cuando visita a sus padres, pasea con su hermana o asiste a reuniones de amigos. Porque doña Letizia solo es Princesa de ocho a tres.

Comentarios