Alejandro Sanz, molesto por la entrevista a su supuesta amante eterna


Antes de sentarse frente a los colaboradores de DEC, la cantante Chelo Vázquez advertía a los presentes de que Alejandro Sanz estaba muy pendiente de la entrevista que en el programa que presenta Jaime Cantizano se iba a llevar a cabo. Y tanto que lo estaba... Desde su página de Twitter, el cantante manifestaba el viernes por la noche "estar pasándolo mal" por las declaraciones de su ex amiga, a la que tachaba de "mentirosa": "Hola a todos. A pesar del éxito de ayer hoy es un día triste para mí. Cosas personales".

Y no es para menos. La que fuera componente del dúo Las Chamorro se sentaba en el plató de Antena 3 para revelar que había sido su amante durante quince años y, de paso, arremeter contra dos importantes mujeres en la vida del músico, su ex esposa y su actual pareja. De Jaidy Mitchell, Chelo llegó a decir que apareció "para sacar tajada". "Vino con la quijada, la mandíbula, muy grande porque la tenía de grande como las burras. Se la limó y le quedó muy bien. Las cosas como son”.

La Chamorro manifestó, que Sanz siempre ocultó la relación porque ella es gitana, insinuó que había estado embarazada, que era la musa de muchas de sus canciones y que no era capaz de definir su relación. "No he sido la amante de Alejandro Sanz, pero tampoco tengo un nombre para nuestra relación de quince años".

Mientras, los atónitos tertulianos preparaban la contraréplica, que llegaba de la mano de Ángela Portero que directamente preguntaba: ¿Y no será más bien que estás dolida porque Alejandro no ha querido colaborar en tu disco?...

Pues a mí me da que va a ser eso. Venganza y promoción, que ya es "casualidad" que el CD que acaba de sacar al mercado se titule "El secreto mejor guardado".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quique Sánchez Flores: "Le dedico la Copa a mis cuatro hijos y a Patricia, su madre"

Detenido el «compi yogui» de la Reina Doña Letizia

El inesperado romance entre el arquitecto Joaquin Torres y Raúl Prieto, director de «Sálvame»