La prensa alemana revela nuevos datos sobre Corinna, la amiga del Rey


El diario alemán "Bild" lleva hoy a su portada la noticia sobre la estrecha amistad del Rey y la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein. El rotativo, que traza un perfil nada amable de la atractiva rubia, aporta, además, nuevas imágenes de la pareja asistiendo a diversos actos oficiales, como en febrero de 2006, cuando viajaron a Baden-Wuerttemberg y asistieron juntos a cena de gala en el castillo de Schöckingen, donde "ella se sentó en la mesa presidencial".

Nacida en Frankfurt, esta empresaria, de 47 años, es hija del responsable europeo de la aerolínea Varig, quien, desde que sus hijos eran pequeños, "los acostumbró a la buena vida, pasando los veranos entre la alta sociedad de Marbella". En la localidad andaluza, "Corinna se acostumbró a vivir rodeada de ricos y famosos", explica este periódico.

Sin haber estudiado, la princesa se casó a los 27 años con un acaudalado inglés, Philip Atkins, con quien tuvo una hija y de quien se divorció cinco años después.

Tras un fugaz romance con el multimillonario Gert-Rudolf, Corinna se comprometía en el verano de 2000 con el príncipe Casimiro de Sayn-Wittgenstein, once años menor que ella. A pesar de la fuerte oposición de la familia del novio, que no veía con buenos ojos a esta joven, que arrastraba un divorcio y una hija, la pareja contraía matrimonio en octubre del mismo año.

Fruto de esta unión, venía al mundo dos años después, Alejandro, el segundo hijo de Corinna, aunque "la relación con su marido ya hacía aguas".

Ya separada de su segundo esposo, la ahora organizadora de safaris, conoció al monarca, con quien entabló la "estrecha amistad" de la que todo el mundo habla.

Comentarios